La fuerza en el tratamiento psicoanalitico chicas

Por Angelica Toledo

La certeza es lo que nos concierne, ineludiblemente,

inevitablemente, pero nunca tengamos idea

de que seri­a verdadero y que no lo es.

Todo el mundo deseamos sentirnos bien asi­ como vivir la vida sobre la preferiblemente forma viable, en otras palabras, buscamos nuestro bienestar. Pero determinados prefieren no presentarse a terapia, en la actualidad muchas personas si solicitan el apoyo sobre un especialista. No obstante, el evento sobre buscar ayuda emocional implica confrontar alguna cosa de nosotros mismos.

Como podri­a ser, imaginemos que alguien conserva la foto sobre su pareja inicial, una conexion que termino de forma muy dolorosa. La foto permanece olvidada en un cajon sobre su vivienda y no vuelve a corregir en ella durante abundante lapso, Incluso que un conmemoracion, mientras hace la limpieza, la halla de nuevo. La fotografia trae recuerdos dolorosos que no desea evocar, por eso la mantuvo apartada en un cajon. Sin embargo, al encontrarla de nuevo, la alma dispone de la oportunidad sobre efectuar frente a esos sentimientos, de atravesar el duelo pertinente a aquella separacion.

Una cosa similar puede suceder en el interior de un tratamiento psicoterapeutico, puesto que este nos brinda la oportunidad de retomar esas vivencias emocionales conflictivas que mantenemos al margen sobre nuestra vida conciente, precisamente por motivo de que el dolor mental que implican nos resulta intolerable.

Entonces, surge la pregunta ?por que en ocasiones, a pesar de soportar, nos resistimos a la psicoterapia? Observar, admitir e identificar lo que se esconde en la cabeza nos compromete an asumir diferentes responsabilidades con respecto a nuestra vida y no ha transpirado a tolerar el dolor que conlleva. Saramago en su preparacion referente a la ceguera dice que en el ser persona hay una cosa desprovisto apelativo que define quienes somos realmente. La fuerza a conocerse an uno similar Se Muestra cuando el trayecto nos lleva a revelar y no ha transpirado a nombrar aquello que nos pertenece desplazandolo hacia el pelo que posiblemente todavia no sepamos como aguantar.

Freud senala que los pacientes Acostumbran A negarse an investigar con accesorio sus deseos e impulsos agresivos por motivo de que lo cual supone realizarse cargo de ellos, aunque Ademi?s porque este conocimientos trae consigo un enorme dolor mental. No obstante, dicha resistencia afecta al tratamiento, por eso habra que identificarla y no ha transpirado luego asistir al individuo a vencerla. Sera indispensable hacerle ver en que momentos tiende a repetir emociones o actitudes de no recordar o realizar cara an alguna cosa. En La fuerza desplazandolo hacia el pelo la represion (1916), Freud propone que la operacion fundamental de el diseccion seri­a vencer tales resistencias y no ha transpirado esto sera viable aclarandoselas al paciente en la ocasion en que se manifiesten.

Cuando la cristiano vence la oposicion original desplazandolo hacia el pelo acude a psicoterapia, la fuerza se expresara dentro del tratamiento como la competicion que impone el paciente Con El Fin De nunca conocerse a profundidad. Esta circunstancia se presenta a lo largo de al completo el tratamiento, No obstante De ningun modo nos enfrentamos a la dimension total sobre la resistencia ?dice Freud?, puesto que su fuerza varia en funcii?n sobre cuanto nos aproximamos an exacto material nuevo. Llega a su aspecto extremo durante la elaboracion de dicho material asi­ como, mientras mas claro va quedando, la fuerza se comienza an esfumar.

A lo esplendido sobre nuestra vida, inevitablemente existira puntos o consecuencias que nos produzcan cierto pesar. Como podri­a ser, alguna cosa tan getiton.com gratuit sencilla como subir a un elevador el espacio reducido nos obliga a permanecer cerca sobre publico desconocida aunque resulte incomodo. Cuando conocemos a alguien, a menudo experimentamos la serie sobre pensamientos y sensaciones que pueden acontecer tanto satisfactorio como molestas; se desata lo que Bion llama tormenta emocional. Este autor decia que el paciente entra en trato con el analista al ir al consultorio desplazandolo hacia el pelo al comprometerse en esa relacion terapeutica de la que espera, de algun estilo, que le resulte buena. Por su pieza, el analista ademas desea que se produzca cualquier beneficio; los dos tienen expectativas. Curiosamente, eso perturba la relacion paciente-analista desplazandolo hacia el pelo esto ocurriria aun si ambas partes permanecieran en silencio. Ademi?s seri­a el caso sobre alguien que no desea enamorarse por miedo a las emociones que implica una contacto amorosa, igual que los celos, la competencia, las sentimientos de exclusion, etc. de el tiempo manera, al conocerse desplazandolo hacia el pelo crear la relacion con alguno igual, nos exponemos an aspectos propios que podri?n no agradarnos de el todo. Valorar lo que somos nunca necesariamente seri­a satisfactorio ni amable; mas bien, requiere sobre potencia y no ha transpirado coraje.

La fuerza se manifiesta de importantes formas no recordar los suenos Con El Fin De analizarlos en sesion o ponerse demasiados suenos (tantos, que no da lapso para pensarlos), nunca acudir a las sesiones o alcanzar tarde, olvido sobre temas importantes Con El Fin De relatar o Solamente desmentir ciertos sentimientos. Freud y no ha transpirado Breuer observaron que el senal posee por premisa que un procedimiento emocional o psiquico nunca fue llevado inclusive el final con normalidad, que seri­a sustituto de una cosa interceptado.

Aun cuando se halle en tratamiento, la humano obtiene ingresos de su patologia, sobre lo que padece. La ampliacion de la pensamiento supone un intercambio radical; afrontar ese nuevo “yo” produce demasiada incertidumbre. Pensemos, por ejemplo, en alguien que posee la pareja sobremanera agresiva y sigue con ella, nunca por amor ni por tenerle pavor, sino por aversion a la idea de el abandono, a comunicarse con la aislamiento.

La fuerza es un engendro normal asi­ como persona, pero seri­a fundamental explorar en que instante de el tratamiento se manifiesta y como se relaciona con el caracter del individuo y con su fantasia subyacente, a fin de asistir al paciente an admitir y sobrepasar aquello de lo que no es conciente y no ha transpirado le impide perfeccionar su vida.

Referencias

Enviar comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *