Laura Lewin “Para que la formación cambie en serio necesitamos de desmesurados líderes”

CГіmo pensar el fin que la pandemia ha producido en las adolescentes. Invitada por Ticmas, Laura Lewin, la de estas desmedidos referentes en gobierno educativa, abordГі las problemГЎticas mГЎs urgentes que obligan a repensar la escuela

¿Se puede meditar en los efectos que la pandemia de el COVID ha provocado en las jí³venes? ¿Cuáles son los lugares sobre dolor a tener en cuenta con la imposición de el aislante? Los jí³venes, esos “bichos variados” que son igual que extranjeros en un ambiente nuevo, que saben moverse en tribus desplazándolo hacia el pelo ensayar rebeldías con las que transitan el itinerario hacia la adultez, se enfrentan en la actualidad con la verdad inédita que los desafía y no ha transpirado las intimida.

Meditar en las efectos de la pandemia de el COVID acerca de las adolescentes es también pensar en la educación ¿De qué modo la nunca presencialidad y no ha transpirado el exceso sobre videoconferencias opera sobre las emociones y no ha transpirado las identidades? Invitada por Ticmas, Laura Lewin, una de las enormes referentes en gestión educativa —su ejemplar más flamante serí­a La Nueva Educación. De la escuela de el Saber a la escuela de el Ser—, abordó las problemáticas más urgentes que conciernen a los jí³venes y no ha transpirado que obligan a repensar el rol sobre la escuela y de las docentes.

—la de estas claves Con El Fin De meditar hoy en la escuela serí­a cómo unir con las jí³venes como consecuencia de una monitor.

—Tristemente, gran cantidad de docentes ven cómo las alumnos apagan sus micrófonos y no ha transpirado las pantallas Con El Fin De prestarle amabilidad a cualquier otra cosa, menor a ellos. La participación en tipo —virtual o presencial— nunca serí­a opcional. Lo chicos deben alcanzar involucrarse cognitiva y no ha transpirado emocionalmente Con El Fin De lograr aprender. Un alumno que nunca se involucra, pierde la motivación y se desconecta. Literalmente Asimismo. Siento que actualmente Tenemos la hiperpresencia de la pantalla que crea inconvenientes. Chicos agotados cognitiva y emocionalmente, con dolores de espalda, ojos irritados, problemas sobre postura. La pregunta atractiva de hacerles a los directivos de estas escuelas serí­a En Caso De Que tuvieron muchas consulta con un neurólogo, con un psicólogo o con cualquier facultativo de ver cuánto es el ideal sobre Z m Con El Fin De cada permanencia. La especie virtual no es lo mismo a la especie por Z m. La clave, creo, está en la interacción entre las alumnos y en la retroalimentación. En caso de que educar es soportar vínculos, necesitamos cámaras prendidas para conectar con ellos, de anticiparnos, prestar interés a las expresiones faciales. Cada conmemoración podrí­amos debatir sobre identificar quién no está participando como vos esperás y no ha transpirado discutir de unir de alguna modo con el novio.

—¿Qué perdieron los adolescentes con la pandemia?

—Los jí³venes son, carente dubitación, los olvidados sobre esta pandemia. El adolescente venía igual que en un ferrocarril an elevada velocidad desplazándolo hacia el pelo, sobre arrebato, alguien le puso el freno sobre mano. Se frenó su vida, se frenó la oportunidad sobre ver a la chica o al chico que le gustaba en el colegio, se frenó la oportunidad sobre abrazarse, de sentirse, de ir a bailar, sobre transgredir las límites de la adolescencia. Eso genera gran angustia, muchisima bronca, gran impotencia. Como adultos Hemos comprender que para ellos esta https://datingranking.net/es/married-secrets-review/ pandemia también implica un esfuerzo enorme. Porque, Igualmente, está la notoriedad continua sobre la casa. En la adolescencia vos empezás a tener tus espacios, tus secretos, tus momentos Con El Fin De permanecer único o con quien quieras, desplazándolo hacia el pelo En seguida tenés a toda tu casa al aspecto, que demasiada veces te invade. Existe la hiperpresencia sobre la familia y la hiperpresencia sobre la pantalla. Por caso que nunca debemos generalizar, porque nunca todo el mundo las jí³venes se encuentran atravesando exactamente lo, cada alguno goza de la parentela en particular, sus propios dinero psicológicos y no ha transpirado un circulo único, pero claramente se ven gran cantidad de adolescentes a la defensiva, ciertos inclusive agresivos, y no ha transpirado otro tanto angustiados.

—En la adolescencia se empieza a ensayar la transgresión. Pero ¿cómo hacemos para aceptar que las chicos necesitan transgredir la norma, cuando del otro lado, el aislamiento es una cuestión sanitaria?

—Es bastante difícil, y igual vez allá vemos el por qué de estas fiestas clandestinas. Por un flanco entienden que estemos en pandemia así­ como que Existen que cuidarse, pero por el otro ala piensan “¡Pará! ¡Soy un adolescente! Esta era la etapa que más esperaba de mi vida”. Se suponía que los chicos de los últimos años tenían que cerrar los ciclos con sus compañeros para iniciar la universidad. Así­ como los están terminando como podrí¡n. Y no ha transpirado empezando como podrí¡n. Así que Tenemos que darles un espacio desplazándolo hacia el pelo acompañarlos, entenderlos, oírlos, que puedan hablar. Serí­a trascendente Asimismo que toda la angustia y la incertidumbre que tienen la puedan canalizar en una cosa que les gusta efectuar, desde elaborar música, componer, cocinar, alguna cosa que las conecte con lo que sí se pueden, que no sea todo el tiempo un “No”.

Enviar comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *